Universitarias chilenas desarrollan un cargador de baterías que se enchufa a las plantas

 

plantas cargadoras

Un equipo de ingenieras chilenas desarrolló un cargador para dispositivos móviles que funciona con energía fotosintética, conectándose a una planta.

Por entonces estudiantes universitarias, Carolina Guerrero, Camila Rupcich y Evelyn Aravena idearon un novedoso sistema para cargar dispositivos electrónicos sin necesidad de recurrir a la red eléctrica. Para lograrlo, no debieron ir mucho más allá de la simple cotidianeidad, aunque con mucha perspicacia. Así fue como diseñaron E-Kaia, un cargador de dispositivos móviles que se enchufa a una planta.

Por raro que pueda sonar, este revolucionario invento, liviano y portable, aprovecha la energía residual de la fotosíntesis vegetal y la transforma en energía eléctrica. Se trata de un dispositivo tan eficiente, que basta con la energía provista por una planta saludable y bien cuidada para cargar un teléfono celular. Logra su cometido al crear un circuito bajo tierra, que genera 5 voltios y 600 miliamperios sin dañar en lo más mínimo a la planta. Los detalles acerca de su tecnología son todavía un secreto, dado que, si bien ya cuenta con frondosas inversiones por parte de importantes concursos de innovación, su patente todavía se encuentra en trámite.

Además, es capaz de realizar la carga eléctrica con bastante rapidez, si se compara con una carga convencional, demorando solamente una hora y media en cargar completamente la batería de un teléfono celular.

Este desarrollo no se limita a la carga de dispositivos electrónicos portátiles, sino que abre las puertas a un sinfín de aplicaciones, autosustentables y ecológicas, que permitirían solucionar los problemas de sectores aislados o con escaso acceso a la energía eléctrica convencional.

cita: tuhistory.com

Anuncios