¿Para qué leer?

En la actualidad, la juventud se ha apropiado de la escritura como recurso de expresión, principalmente en blogs y redes sociales. Leemos a otros y somos leídos. Sin embargo, nos hemos olvidado de la importancia de la habilidad que nos permite comprender lo que escribimos: la lectura.

La lectura no es un pasatiempo, sino una obligación. Un mexicano lee poco más de dos libros al año, cifra que sin duda demuestra el poco interés que tenemos en ellos y la falta del hábito por la lectura. Esta última se ha convertido en una competencia casi exclusiva para fines académicos, muy pocos la consideran una enriquecedora forma de distracción.

En una sociedad en vías de desarrollo, la lectura es un elemento esencial, pues más allá de permitir el flujo de información, es un recurso mediante el cual es posible enriquecer nuestro lenguaje y proporciona conocimientos de índole cultural. El asociar al libro como un recurso únicamente escolar constituye un impedimento para fomentar el gusto por explorarlo y disfrutarlo. Cuando existe interés por el contenido de un libro, el aprendizaje que se obtiene de éste se encuentra susceptible de ser conservado en la memoria del lector.

Posiblemente no existen suficientes lectores para todos los libros, pero existen libros para todos los tipos de lectores. A unos días de la conmemoración del Día Mundial del Libro, es aconsejable “desempolvar” el libro que se comenzó alguna vez, pero que actualmente no ha sido extraído de la sabiduría que nos podría transmitir.

Roxana Michelle Domínguez Aguilera

ECOS DEL DEBATE

El hábito de la lectura incide en el desarrollo de una sociedad

Sobra la evidencia indicando que la lectura ejerce una fuerte influencia en la capacidad cognitiva de las personas. Al hacerlo de manera habitual, se ejercitan y desarrollan habilidades de percepción, retención de información y creatividad, y a la vez se fomentan facultades para procesar y digerir la información recibida. Cuando esto se logra de manera colectiva, como lo es en una sociedad, nos encontramos en una posición segura al asumir que vamos en camino al desarrollo.

Andrés Zamudio, colaborador Mar Adentro

Siempre me ha gustado leer, claramente puedo ver todas todas las ventajas que tenía y todavía tiene en mí. Me ayudó a desarrollar mis habilidades mentales y de expresión, pero ante todo, mis capacidades cognitivas. La lectura es la mejor manera de estimular, pero al mismo tiempo para ser libre; sólo tiene ventajas y debería ser más reconocida en nuestra sociedad. Cuando la gente lee más, están más instruida, informada y creativa, habilidades buenas para el desarrollo de una sociedad.

Oceane Lambin, colaboradora Mar Adentro

COMPARTE

Escucha de viva voz a los líderes sociales compartir, en una entrevista, algunas de sus experiencias.

“La lectura nos convierte en seres pensantes”.

Javier Sagarna sabe que la vida te puede llevar por muchos caminos hasta que encuentras tu verdadera pasión. Licenciado en Farmacia, profesión que ejerció por tres años y medio, posteriormente dirigió un departamento de microbiología; sin embargo, a sus 27 años, Javier se cuestionó el camino por el que estaba llevando su vida hasta ese momento.

La docencia fue algo que siempre supo que estaba intrínseco, pero no había puesto la atención suficiente como para considerarlo un estilo de vida. Fue hasta que conoció a Enrique Páez, su primer maestro, y que descubrió  la Escuela de Escritores de Madrid, fue ese momento exacto cuando se sintió por fin en casa.

“En aquella escuela aprendes a escribir, llegabas ahí y te sentabas alrededor de una mesa redonda y empezaban a leer los textos y a comentarlos, decir lo que estaba bien o mal; te permitían opinar, y de repente te habrían la puerta a un montón de lecturas que tú no nunca habías visto, es decir, ese fue el verdadero gran principio, el principio de una nueva vida, la vida que vivo ahora”

Ya han transcurrido algunos años desde aquel momento y actualmente Javier se ha dado a la tarea de compartir un mensaje con todos sus estudiantes y personas que han tenido la oportunidad de platicar con él: la importancia de la promoción de la lectura y la escritura, no como elementos aislados sino como un binomio inseparable.

El  juego de la escritura y la lectura…

Javier considera que no se conseguirá un verdadero fomento a  la lectura si no se fomenta la escritura.

“Son dos patas del mismo animal, son dos cosas que están absolutamente asociadas, imposibles de separar”.

De acuerdo a su experiencia, los sistemas educativos no han sido los más adecuados para llegar a este objetivo.

“Durante mucho tiempo nuestro sistema educativo ha tenido muy mal criterio, el español, y por lo menos creo que el mexicano tiene un sistema muy parecido, aunque no lo conozco también. Simplemente se ha excluido la escritura prácticamente de su formación, es una relación “de vez en cuando”, un dictado, y se ha dedicado a la lengua teórica, a base de análisis morfológicos, sintácticos, solo como un complemento indirecto”.

Es una labor difícil poder transmitir la idea de este juego inseparable, la lectura y la escritura. Se han olvidado de lo que ata esas dos partes, la escritura es la que conecta la teoría de la lengua con la lectura, comenta Sagarna.

Los grandes beneficios de la lectura, según el escritor, radican en los conocimientos obtenidos al leer, ya que normalmente no van a estar disponibles en otros medios, no los encontrarás en la televisión; por Internet pueden estar, pero debes buscarlos, no van a estar en los videojuegos, entonces, al final se trata de enamorarse de la lectura.

Cuando una sociedad logra esto, se convierten en personas individuales, en seres pensantes, seres menos manipulables y además, exigiría que los políticos tengan un nivel que no tienen. Conciente de que existen sus excepciones, considera que a muchos políticos les falta el mínimo nivel indispensable para poder guiar a gente culta, porque guiar a un público que ve la televisión es más fácil,  pero guiar a un público que lee, que piensa, que opina, sería absolutamente más difícil.

Infinidad de veces hemos escuchado el discurso del fomento del hábito de la lectura, pero Javier cuestiona si en realidad existe un verdadero interés por llevarlo a cabo.

— ¿Considera que el hábito de la lectura y la escritura tienen una incidencia en el desarrollo de una sociedad?

— Bueno, definitivamente algo tienen que ver, de hecho yo creo que por eso no hay mucho interés en que realmente la sociedad esté compuesta por personas cultas, de personas que escriben, de personas que leen, de personas con información, de personas por lo tanto individuales,  de personas capaces de mirar alrededor y comparar y contrastar entre lo que es y lo que nos cuentan, evidentemente claro que sí.

Aún queda mucho por hacer como sociedad, el tema de fomentar la escritura y lectura desde temprana edad, sigue siendo un tema relevante y no podemos dejarlo de lado.

Mensaje a los jóvenes. “Súmate a Mar Adentro”

Que nunca dejen de perseguir su deseo, de creer en que aquello que sueñan, aquello que verdaderamente desean, pueden conseguirlo. Que la vida nunca es fácil, que hay que trabajar, insistir, y no permitan que nadie los disuada. Si  quieren pensar que piensen, que nada los detenga. Si quieren debatir, que debatan y que luchen por aquello que creen, que la vida se acaba plagando de seres humanos testarudos y si eres testarudo e insistes la vida se acaba plagando.

Anuncios