Se cumplen 10 años sin la pluma de William Manchester

Escribir acerca de los hombres inmiscuidos en la vida militar y política hicieron de William Manchester, de quien mañana se conmemora su décimo aniversario luctuoso, uno de los más grandes historiadores populares del siglo XX.

El también biólogo estadounidense es reconocido a raíz de la publicación “Retrato de un Presidente” (1967), que versa sobre los acontecimientos que rodearon el antes, durante y después del asesinato de John Fitzgerald Kennedy, ocurrido el 22 de noviembre de 1963.

William Manchester nació el 1 de abril de 1922 en Attleboro, Massachusetts, Estados Unidos. Asistió a escuela pública, sin embargo, fue un niño enfermizo que solía quedarse en casa.

Como resultado, desde una edad temprana, comenzó a escribir poesía y cuentos, según su perfil biográfico publicado en la página electrónica “biography.com”.

Tras la muerte de su padre, la familia se mudó a Springfield, Massachusetts, donde se graduó de la Manchester Classical High School, en 1940.

En ese otoño, se matriculó en la Universidad de Massachusetts, a fin de estudiar Literatura, especializarse en inglés y unirse al equipo de natación, pero dos años después interrumpió sus estudios para seguir una tradición familiar y unirse a los Marines.

Manchester luchó en la Guerra del Pacífico, donde fue casi mortalmente herido, pero sus esfuerzos le valieron ganarse un Corazón Púrpura, el cual se otorgaba a los soldados heridos en acción de las Fuerzas Armadas.

Fue durante su recuperación que se encontró con otro hombre militar estadounidense: John F. Kennedy, acontecimiento que dio inicio a una amistad que abarcaría las siguientes dos décadas.

Después de la guerra, Manchester regresó a la Universidad de Massachusetts, donde obtuvo su título de licenciado, en 1946, y dos años después de casó con Julia Marshall, a decir de sus biógrafos.

Antes de pasar varios años trabajando como periodista, fue secretario del escritor H. L. Mencken (1880-1856), quien fue el tema de su tesis para su maestría.
Con el apoyo de su mentor, Manchester comenzó con la escritura de libros y en la próxima década produjo una serie de títulos de ficción.

En 1959 publicó su primer libro de no ficción, “A Rockefeller Family Portrait”. Por ese entonces sus escritos combinaban las atmósferas de la batalla con una prosa simple y penetrante, sin escatimar nada más que en iluminar el drama de los acontecimientos ordinarios.

Fue durante los siguientes años cuando los lazos con el presidente Kennedy se unieron, hecho que lo motivó a escribir “Retrato de un presidente: John F. Kennedy”, biografía que fue criticada por su tono excesivamente idolatrador.

A raíz del asesinato de Kennedy, Manchester fue la elección obvia de Jacqueline Kennedy para escribir sobre la tragedia. Sin embargo, la relación entre el escritor y la familia Kennedy rápidamente se agrió cuando Jackie preocupó, pues pensó que el historiador escribiría con palabras demasiado honestas acerca de su desprecio por el presidente Lyndon B. Johnson (1908-1973).

La problemática se intensificó cuando la revista “Look” ofreció al también escritor de “Lar armas de Krupp” cerca de 650 mil dólares para realizar un libro, lo que llevó a la viuda de John F. Kennedy a denunciar públicamente los motivos comerciales del escritor.

Manchester terminó su trabajo con la familia Kennedy para hacer algunos cambios de menor importancia al libro. Al final, la tensión que rodeaba el proyecto resultó ser su máxima publicación, pues con la muerte del presidente, el libro llegó a venderse en más de un millón de copias.

A pesar de ser despreciado por algunos críticos, su publicación, la cual se consideró un hito en el reportaje sobre el asesinato de fama mundial, le hizo merecedor del Premio Literario Dag Hammarskjold Internacional.

En 1998, la esposa de Manchester murió de un ataque al corazón y luego sufrió sus segunda apoplejía, lo que puso fin a su carrera como escritor.

Este padecimiento lo dejó paralizado de la pierna izquierda y le privó de la energía física y mental necesaria para terminar la última entrega de su iniciativa literaria más ambiciosa: “The Last Lion”, una biografía en tres volúmenes de Winston Churchill (1874-1965).

Manchester comenzó a investigar la vida de Churchill en 1979. Los dos primeros volúmenes “Visions of Glory” (1983) y “Alone” (1988), fueron un éxito en ventas.

Una serie de derrames cerebrales disminuyeron la capacidad de Manchester para trabajar, por lo que se vio obligado a pasar a otro escritor la tercera parte de su serie.

El destacado y polémico escritor murió el 1 de junio de 2004 en su casa de Middletown, Connecticut

1049527

Anuncios