Muere la poeta Maya Angelou

Su historia asombró a millones. La joven madre soltera que se ganaba la vida en clubes de estriptís luego cantó y bailó en escenarios alrededor del mundo. La mujer negra nacida en pobreza luego escribió y recitó el poema de juramentación presidencial más difundido de la historia. La niña víctima de violación a quien la venganza la obligó a callar, con el tiempo contó su historia a través de uno de los libros de memorias más leídos en las últimas décadas en Estados Unidos.

Angelou, una mujer renacentista y pionera cultural, falleció, dijo la Universidad de Wake Forest en un comunicado el miércoles. Tenía 86 años. Había trabajado como profesora de estudios estadounidenses en la escuela desde 1982. Esta semana tenía previsto asistir a una ceremonia de premios, pero canceló hace unos días citando una dolencia no especificada.

Alta y elegante, con una voz profunda y majestuosa, era inolvidable a la vista, el oído y la lectura. Fue actriz, cantante y bailarina en las décadas de 1950 y 1960 y debutó como autora en 1970 con “Yo sé por qué canta el pájaro enjaulado”, que se convirtió en lectura habitual (y a veces censurada) y que llevó a Angelou a ser una de las primeras mujeres negras en disfrutar de un gran éxito comercial.

“El Pájaro Enjaulado” fue el inicio de una autobiografía de varias partes que continuó por décadas y capturó una vida de gran oscuridad y fama victoriosa.

El mundo la vio en 1993 leer su cautelosamente esperanzador “On the Pulse of the Morning” (“En el pulso de la mañana”) en la primera inauguración presidencial de Bill Clinton. Su aplomo encantó a Clinton e hizo del poema un best-seller aunque no un favorito de la crítica. Para el presidente George W. Bush leyó otro poema, “Amazing Peace”, en la ceremonia del encendido del árbol de Navidad en la Casa Blanca en el 2005.

Los mandatarios la honraron en retribución con una Medalla Nacional de las Artes y la Medalla Presidencial de la Libertad, el máximo reconocimiento civil de la nación. En el 2013, recibió un Premio Nacional honorario de literatura.

Se autoproclamaba una poeta enamorada del “sonido de la lengua”, de “la música en la lengua”, como explicó en 2013. Pero vivió tantas vidas. Fue una maravilla para Toni Morrison, a quien sorprendió su poca inhibición y su disposición para celebrar sus propios logros.

Fue una mentora para Oprah Winfrey, de quien se hizo amiga cuando ésta era una reportera de televisión local, y a menudo apareció en su programa de tertulia. Dominó varios idiomas y publicó no sólo poesía, sino libros de consejos, cocina y cuentos para niños. Escribió música, obras teatrales y guiones de cine, recibió una nominación al premio Emmy por su actuación en “Roots”, y nunca perdió su pasión por la danza, el arte que consideraba más cercano a la poesía.

Tras adoptar el nombre artístico de Maya Angelou (“Maya” era un apodo de la infancia, “Angelou” una variación del nombre de su marido), salió de gira con “Porgy and Bess” y “Los negros” de Jean Genet y bailó con Alvin Ailey. Trabajó como coordinadora del Consejo Sureño de Liderazgo Cristiano, y vivió por años en Egipto y Ghana, donde conoció a su gran amigo Nelson Mandela; y a Malcolm X, con quien mantuvo una amistad hasta el asesinato de éste en 1965. Tres años después, estaba ayudando a Martin Luther King a organizar la Campaña de la Gente Pobre en Memphis, Tenesí, donde el líder de los derechos civiles fue asesinado en el 40 cumpleaños de Angelou.

El libro de memorias de Angelou fue en ocasiones criticado, por razones al parecer opuestas. En un ensayo publicado en 1999 por Harper’s, el autor Francine Prose calificó “El pájaro enjaulado” como un melodrama “manipulador”. Entretanto, los pasajes de Angelou sobre su violación y su embarazo adolescente lo han hecho un perenne en la lista de la Asociación de Bibliotecas Estadounidenses de obras que atraen quejas de padres y educadores.

Como una conferencista activa, Angelou dio discursos en ceremonias de graduación y eventos académicos y corporativos. Recibió decenas de títulos honorarios y hoy varias escuelas primarias llevan su nombre. Poco antes de cumplir 80 años, decidió estudiar en la iglesia Unity con sede en Misuri, que promueve la sanación a través de la oración.

MTE5NTU2MzE2MTQwMjQyNDQz

Anuncios